Soberanía interior – El equilibrio de nuestras emociones

Dime dónde pones tu energía y te diré cómo es tu vida

quitando añosLa energía que ponemos en dar a los demás ha de estar en equilibrio con la energía que recibimos. No es bueno que seamos siempre los que demos, al igual que tampoco ser siempre los que recibimos. Estar en cualquiera de estos supuestos creándonos estas expectativas sólo nos acarreará sufrimiento. No podemos esperar siempre recibir de los demás sin hacer ningún esfuerzo a cambio. Tampoco conviene gastar toda tu energía con los demás sin ser capaz de aceptar y recibir la ajena, o sin saber poner límites y decir  que NO a las demandas que puedan hacernos los demás de manera que no nos hagan respetarnos a nosotros mismos.

Tampoco es bueno ni está compensado dedicar toda tu energía a una faceta sólo de la vida y descuidar el resto. Ejemplos de esto son personas dedicadas exclusivamente a su trabajo, el cual les roba todo su tiempo; gente volcada en vivir en y, en muchos casos para, una relación sentimental; o vivir en un papel de esposa, madre, abuela,… hablo en femenino en este último supuesto porque está demostrado que las mujeres tendemos más a la dependencia que los hombres por todo nuestro bagaje cultural y social al que nos hemos visto expuestos de generación en generación desde tiempos prehistóricos.

2012-08-12 17.42.12

¿Y qué podemos nosotros hacer ante esto?

  • En primer lugar saber reconocerlo y no luchar contra ello, sino aceptar que partimos de este punto y que queremos cambiar.  Vamos a tomar el primer paso para ser soberanos de nuestra vida. 
  • Segundo, querer cambiar parte del hecho de empezar a actuar. Dejarnos de decir mentalmente todos los “-ía” (debería, tendría, podría,..) y todos los ” y si…” y ponernos a hacer y dar nuestros pequeños primeros pasos.
  • Tercero, no hemos de marcarnos metas inalcanzables o metas que requieran a priori de grandes esfuerzos. Hemos de empezar por retos pequeños y después ir aumentando de intensidad a medida que vamos adquiriendo mayor confianza en nosotros mismos. Para lograr el éxito en la consecución de nuestras metas es  fundamental un plan de acción y una planificación, a la vez que disciplina. Se aconseja por otro lado que este plan de acción como la consecución de nuestros objetivos se hagan por escrito.
  • Cuarto, sustituir algunos de nuestros hábitos puede servirnos de ayuda. Muchas veces las emociones están representadas en actos compulsivos como comer en exceso, fumar, beber alcohol, el acto de ir de compras… que en nada nos benefician. Decida cuidar su cuerpo empezando por la alimentación y el ejercicio físico y verá que se encuentra mucho mejor. Abandone los vicios del tabaco y el alcohol que son nocivos para la salud y piénselo dos veces antes de gastarse ese dinero en ese par de zapatos nuevos. 
  • Quinto, abandone la queja y la crítica. Cambie su manera de ver las cosas y hágase responsable de su vida. Trabaje desde el pensamiento positivo y vea los fracasos desde el punto de vista del aprendizaje. Nada ocurre porque sí, hemos de confiar en nosotros y en el Universo. Por otro lado, nosotros creamos nuestra realidad, desde la visión que tomamos de los acontecimientos, y muchas veces incluso proyectamos o visualizamos a futuro sin darnos cuenta de que ponemos toda nuestra energía en ello. 
  • Sexto, reforzar nuestra conducta con ocio, relax y disfrute, preferiblemente introduciendo alguna actividad en la naturaleza y alguna actividad creativa. Desconectar de las obligaciones y hacer actividades en familia o en grupo, es beneficioso para recrearnos, sacar lo mejor de nosotros y sentirnos a gusto por lo que somos. Cuando nos relajamos es cuando de verdad nos dejamos sentir y vivimos más desde la paz y la armonía. Necesitamos de estos momentos de conexión con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza. 
  • Séptimo, actividades de desarrollo y crecimiento personal pueden ser un apoyo importante. Tanto en este punto como en el anterior, la Biodanza trabaja en nuestro beneficio. Además de servirnos como actividad física y lúdica que poder realizar en grupo o en familia, influye en la conducta individual a partir de trabajar desde el movimiento del cuerpo con ayuda de diferentes músicas. “Así nos movemos, así somos” ,el 70% de la comunicación la realizamos con nuestro lenguaje corporal y, como  todo el mundo sabe, el individuo vive en un mundo de relaciones. Todo lo que hace en su vida pasa por relacionarse con otras personas, con un medio, y en el último de los casos, repercutirá en la relación con uno mismo, con quien vamos a estar por el resto de nuestros días. Trabajar la polaridad para obtener el equilibrio de nuestra parte yin- yang (femenino-masculino), es una herramienta potente que la Biodanza pone a nuestro servicio. Y trabajarla con tu pareja, en el caso de que la tengas, es un beneficio para la relación.
  • Octavo, de nada sirve todo esto si no lo haces desde el amor. Desde el amor por uno mismo, por los demás y por la naturaleza.
  • Noveno, el aspecto interior es tan importante como el aspecto exterior. Muchos piensan que encontrarnos con nosotros mismos y vivir desde la simplicidad es todo lo que necesitamos pero habitamos en un cuerpo y vernos bien en nuestro cuerpo, cuidarlo y arreglarlo es motivo también de satisfacción y de re-energetización.
  • Décimo, entender la ley de la impermanencia y saber que tanto lo “bueno” como lo “malo” pasará, produce un gran alivio y un desapego. Te hace ser libre. Nuevas cosas vendrán a tu vida y eso es  VIVIR. Como decimos en Biodanza…“ser maduro es estar cómodamente adaptados al cambio”

Se ha demostrado que la motivación pone en marcha nuestra energía y es la medicina contra el aburrimiento y la apatía. Cualquier edad es buena para encontrar la excusa perfecta y re-vitalizarnos, porque en el interior de uno mismo siempre hay algo que permanece joven, vive de ilusiones y tiene ganas de vivir plenamente. Es tu niño interior, es tu esencia, eres TÚ. Conecta y escucha a tu interior, él sabe que es lo mejor para ti.

Anuncios

Acerca de Patricia Conde

No creo en la escasez sino en la abundancia; no quiero competir sino compartir;no creo en la rivalidad sino en el amor; no creo en las limitaciones sino en el ser humano. Creo que hay algo aún más grande por llegar y quiero compartirlo contigo.
Esta entrada fue publicada en EL VIAJE, Reflexiones del Viajero y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s