Tipos de pensamiento

¿Somos dueños o esclavos de nuestros pensamientos?

Diariamente creamos entre 30.000 y 50.000 pensamientos. Normalmente emergen cuatro tipos de pensamientos en nuestra mente. Entendiendo cada uno de ellos podremos empezar a escoger aquellos que mayor beneficio nos reporten y descartar los que son inútiles o dañinos para nosotros.

1.Pensamientos necesarios o mundanos.

son aquellos que tratan con la vida diaria como “qué comemos, qué tengo que hacer hoy, cuándo tengo que pagar el alquiler, etc.”

2.Pensamientos inútiles

son los que no tienen utilidad ni constructiva ni particularmente negativa pero que nos restan energía y nos hacen sentir más cansados. Nuestra habilidad de concentración también se debilita mediante los pensamientos inútiles y por eso, si tenemos muchos de tales pensamientos, utilizaremos mucha más energía y tiempo para llevar a cabo una tarea.

Se refieren a cosas del pasado, como “si esto no me hubiera ocurrido, por qué me dijo eso, si hubiera hecho esto o lo otro, etc.” (demasiados pensamientos sobre algo que ya no podemos cambiar) pero también tratan sobre el futuro, como: “¿qué ocurrirá si…?, ¿cómo sería…?, ¿qué haré si…?, etc.”

3.Pensamientos negativos y/o destructivos

son los más dañinos, especialmente hacia nosotros mismos. Aparte del impacto que puedan causar en los demás, estos pensamientos ocasionan una gran pérdida de paz y fuerza interior. Los pensamientos negativos están basados en la ira, avaricia, expectativas insatisfechas,desacuerdos, celos, etc. Si nuestros pensamientos están basados en estas debilidades es como si estuviéramos envenenando nuestra propia mente y también la atmósfera a nuestro alrededor. No importa cuánta razón tengamos, pensando con negatividad siempre seremos los perdedores.

4.Pensamientos positivos y/o sutiles.

Los pensamientos positivos son beneficiosos para nuestro organismo y para el mundo en el que vivimos. Pensar positivamente no significa que ignoremos la realidad a nuestro alrededor, pretendiendo vivir en lo irreal o queriendo ser otro. Pensar positivamente significa ver los problemas y reconocer su realidad, pero al mismo tiempo ser capaces de encontrar soluciones u alternativas favorables. A menudo, esto requiere de tolerancia y grandes dosis de paciencia, ya que cambiar de hábito no es sencillo.

Los pensamientos positivos nos dan el sentimiento de contentamiento interior y gracias a esto nuestras expectativas hacia los demás disminuyen cada vez más. Esto no significa que no nos importen, sino que dejamos de pedirles amor, respeto, reconocimiento, etc. y hacemos que la relación sea más ligera. Este  es el mejor método para crear relaciones duraderas y armoniosas. También cuando estamos contentos interiormente tenemos la fortaleza para aceptar a los demás tal como son, sin querer cambiarles a como nosotros pensamos que es correcto. Junto a esto somos capaces de darnos tal cual somos, con nuestros virtudes y nuestros defectos, sin pretender otra cosa.

Nuestro cuerpo también experimenta grandes beneficios, ya que cuando nuestra mente está en equilibrio y en armonía somos menos sensibles a las diferentes enfermedades (cada vez hay mayor evidencia de la profunda interacción y conexión que existe entre el cuerpo y la mente).

Nuestra mente se hace fuerte y sana si la alimentamos con pensamientos positivos. Una mente sana se convierte en la base para una personalidad equilibrada.  Se dice: “Así como es tu actitud, así es el mundo”.

Nuestra mente es nuestro mejor amigo si la alimentamos sólo con pensamientos positivos, pero se convierte en nuestro peor enemigo si le permitimos que piense pensamientos negativos o inútiles. La calidad de este“alimento” depende por completo de nosotros. Esto se puede entender como el mayor desafío de nuestro tiempo.

Aunque las circunstancias exteriores nos influyen fuertemente podemos convertirnos en los maestros de nuestra mente e ir más allá de esa influencia. Nuestro esfuerzo para lograr este estado depende del objetivo que nos fijemos para nosotros mismos. Este objetivo depende de cuánto hayamos entendido los beneficios prácticos de pensar de forma positiva.

Anuncios

Acerca de Patricia Conde

No creo en la escasez sino en la abundancia; no quiero competir sino compartir;no creo en la rivalidad sino en el amor; no creo en las limitaciones sino en el ser humano. Creo que hay algo aún más grande por llegar y quiero compartirlo contigo.
Esta entrada fue publicada en Salud. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s